Dormir mejor para ser más productivos

A todos nos ha ocurrido: tras pasar una mala noche, al día siguiente todo nos sale del revés, nos cuesta concentrarnos y somos muy poco productivos.

Y es que pensamos que con unas pocas horas, tenemos suficiente para "reiniciar" nuestro cuerpo y nuestra mente. Sin embargo, tanto la cantidad de horas que dormimos como la calidad de las mismas van a determinar qué clase de día tendremos al levantarnos.

Los factores que determinan nuestra calidad del sueño tienen mucho que ver con qué hacemos en nuestro día a día e incluso con aquello que hacemos durante el fin de semana.

Pero el momento determinante es aquel en que decidimos irnos a la cama.

5 consejos para mejorar nuestra productividad a través de un buen descanso

1. Madruga. No es paradójico, levantarse temprano, con tiempo suficiente para preparar un buen desayuno, hacer algo de deporte, yoga o meditación... o simplemente darnos la oportunidad de no comenzar el día acelerados es ya un buen factor de gestión del tiempo que nos ayudará a ser más productivos.

2. Realiza actividad física. Si tienes la posibilidad de ir en transporte público, bicicleta o caminar hasta el trabajo, tu cuerpo te lo agradecerá.

3. Invierte tiempo en llevar a cabo una alimentación saludable. Todo aquello que comemos (y cómo lo comemos) a lo largo del día va a determinar nuestro descanso y nuestra productividad. Por mucho que se insista, no está de más recordar la importancia de un buen desayuno y de una cena más bien frugal que no prolongue la digestión cuando nos vamos a dormir.

4. Apaga dispositivos con antelación a irte a la cama y bajo ningún concepto eches un último vistazo al email o a las redes sociales antes de apagar la luz ¡¡tienes muchas posibilidades de quedar enganchado y perder la noción del tiempo!!

5. Si te sirve como ritual de final del día, lee un poco, toma una infusión relajante, escucha algo de música clásica... cada uno de nosotros encontramos esa costumbre que nos facilita el tránsito hacia un sueño saludable.

Con buenos hábitos, no solo seremos más productivos sino que también tendremos mayor calidad de vida ¿Te apuntas?