La franquicia como oportunidad de negocio

El negocio de las franquicias está en auge. Muchos profesionales sin empleo ven en este tipo de negocio una salida laboral. Pero una franquicia no es un puesto de trabajo, es una empresa y se debe gestionar como tal.

Según datos de 2013 del estudio realizado por Barbadillo & Asociados, la tasa de fracaso de los comercios independientes es del 80% a los cinco años de su apertura, sin embargo parece que las franquicias son negocios más prometedores, tan sólo cierra el 25%

Aunque los datos, a priori, suenan mucho mejor, abrir una franquicia debe comenzar por un ejercicio de reflexión, estudio de la zona, del mercado, tendencias, amenazas... Elegir el tipo de franquicia porque "está de moda" o porque "nos gusta el sector" es un error que nos llevará a la ruina.

Hemos de estudiar muy bien el canon de entrada y los royalties que tendremos que abonar a la franquiciadora, aunque en ocasiones estos son muy bajos pero nos vemos obligados a realizar un primer pedido que puede colapsar nuestra economía.

¿Qué está pasando con los cigarrillos electrónicos?

Un ejemplo que puede ilustrar perfectamente es el de las franquicias de cigarrillos electrónicos. Un negocio prometedor que estaba aprovechando una nueva tendencia de consumo entre los fumadores.

Uno de los factores que no se han tenido en cuenta a la hora de evaluar la pervivencia de este negocio es la posición dominante de quienes están controlando el sector: las tabaqueras y las farmaceuticas. Las primeras venden cigarrillos "de verdad" y las segundas venden productos para dejar de fumar "cigarrillos de verdad".

A priori, el cigarrillo electrónico parece el producto perfecto: sustituye a un producto dañino para la salud por otro -solo- sospechoso de ser dañino y, además, nos puede ayudar a dejar el hábito.

Con estas bazas jugaron en el sector pero no tuvieron en cuenta el poder econónimo y de comunicación con que contaban quienes dominaban -y dominan- el sector. De forma paralela, se comenzaron a difundir estudios sobre la toxicidad de los cigarrillos, sus efectos perniciosos para el sistema respiratorio, su nula efectividad para abandonar el hábito de fumar... y se modificaban las prohibiciones de fumar estos productos en los mismos lugares donde no se permitía el uso del cigarrillo convencional. En 2013 hemos visto cerrar algunos de estos establecimientos. 

¿Qué hemos de tener en cuenta antes de lanzarnos?

Las prisas nunca son buenas consejeras. Hay que tener en cuenta, además, que para abrir un negocio se han de realizar trámites con la administración local y autonómica: Licencias de actividad, adecuaciones del local, licencias ambientales... y normalmente los franquiciadores no nos informarán sobre esto.

Por tanto, realizar estudios, informarse acerca del sector, del estado actual de la economía, de las tendencias de mercado, de las amenazas externas, del poder de la competencia, de los cambios legislativos... será fundamental para el éxito de nuestra empresa y evitar así que sólo sea un negocio para quien nos vendió la franquicia.