Responsabilidad Social Corporativa. Los valores de la empresa.

Damos por supuesto que la primera responsabilidad social de una empresa es la de cumplir con las normas y la legislación en materia laboral, tributaria, ambiental...  respetando los derechos de sus trabajadores/as, el entorno -social, cultural, natural...- y el uso sostenible de los recursos.

No entraremos a valorar los peregrinos argumentos que pretenden justificar el no cumplimiento de estas obligaciones, son tan variados como egoístas e insolidarias son las causas que los motivan.

La Responsabilidad Social Corporativa es desprenderse de conceptos arcaicos donde el beneficio económico es el único objetivo. Los beneficios sociales son mucho menos cortoplacistas pero imprescindibles si hablamos de una gestión empresarial sostenible y comprometida.

RSC es ofrecer servicios o productos de calidad que mejoren realmente la vida de las personas o de las empresas y les ayuden a conseguir sus objetivos.
RSC es aplicar un precio justo por el bien o el servicio. Justo para quien lo ofrece y justo para quien lo recibe. También lo es ofrecer unos salarios justos que contribuyan a la calidad de vida de los trabajadores/as.
RSC es establecer, desarrollar y mantener unos valores y una ética empresarial, rechazando la corrupción y denunciándola.
RSC es evaluar los riesgos ambientales, sociales y laborales con el fin de implementar políticas de prevención.
RSC es, en definitiva, contribuir al bienestar de la sociedad, mejorar la calidad de vida de las personas y ayudar al desarrollo sostenible local y global.