10 básicos que no deben faltar en tu fondo de armario de facebook

1.- Aunque pueda parecer demasiado obvio, no crees un perfil en facebook. Si quieres promocionar tu empresa o a tí mismo como autónomo, crea una página ¿por qué? Principalmente porque te permitirá ver las estadísticas, en un perfil no podrás analizar cuántas personas visitan tu página, sus edades o género, cuánto contenido comparten, etc.

2.- Una vez creada tu página, no te obsesiones con "gustar" a cuántos más mejor. Ya sabéis quienes tenéis un perfil que tener más "amigos" no significa más que un número en el margen izquierdo. Lo importante no es a cuántas personas gustas, si no cómo y cuánto interactuas con ellas.

3.- ¿Quién eres? ¿Qué haces? ¿En que eres el/la mejor? ¿Qué te diferencia de los/as demás? Una vez lo tengas analizado, cuéntalo.

4.- No te olvides de lo básico: dónde estás, teléfono y correo de contacto, horario... y si puedes añade si hay parking en la zona, acceso al transporte público. Cuántos más datos des, mejor.

5.- ¡¡¡A fotografiar!!! Si tienes un pequeño comercio, te será más fácil mostrar lo que ofreces, en el caso de un servicio tendrás que darle más vueltas para poder enseñarlo. Tómate tu tiempo para fotografiar, y por supuesto, personalizalo con un fotografía tuya.

6.- Llega el momento de llenar de contenido tu página de facebook. Un consejo: sin prisa pero sin pausa. Es absurdo que cuelgues el primer día todo lo que ofreces si luego no vas a saber qué poner. Organizarse es fundamental ¿qué quieres resaltar ante todo? Empieza por ahí.

7.- No hay nada peor que una página o un blog abandonado. Da aspecto de... abandono. Quien lo visitaba puede imaginar que no tienes tiempo pero lo más seguro es que la impresión sea de dejadez ¿y quien quiere comprar o contratar a alguien que denota dejadez?

8.- Sé original ¿y eso cómo se hace? Inventando, no hay reglas -más allá de lo sensato, del buen gusto y del respeto hacia los demás- deja volar tu imaginación a la hora de enseñar las bondades de tu producto o servicio.

9.- Escucha lo que dicen sobre tí o pregunta directamente.

10.- Y nunca olvides lo importante que es el día a día con tus clientes, no sólo en la red, fundamentalmente en el trato personal. Mima a tus clientes, escúchales, trátales con respeto, fideliza, no te permitas tener prejuicios respecto a su nivel de compra/contratación.


Ah, un último consejo: Si tienes dudas, no tienes demasiado tiempo o prefieres dedicar este sólo a tu negocio, piensa seriamente en subcontratar el servicio.